SOBRE MI

Storytelling

Mi nombre es Montse Zamora, y desde el año 2011 que descubrí mi propósito de vida: “DAR”, la vida fue poniendo en mi camino las personas, herramientas y disciplinas necesarias, para poderlo desarrollar.

Una de las principales herramientas fue el Coaching, que como casi todo en mi vida, llegó por “caUsalidad”, de mano de mi tío y gran apoyo, Paco Zamora, ejemplo de vida, y que me permitió aprender y trabajar cada día para ser mejor persona, dar lo mejor de mí misma, lograr mis sueños y facilitar que otras personas los logren también, tomando conciencia de:

  • quienes son,
  • cómo se encuentra actualmente su vida,
  • conectar con su propósito de vida,
  • y desarrollar las estrategias necesarias para conseguir sus sueños.

Mi META: QUE TÚ LOGRES LAS TUYAS.

El trabajo que realizo se basa principalmente en Procesos de Coaching Personal y Empresarial, trabajando en sesiones individuales y en talleres grupales, tanto con niños, adolescentes como con adultos.

En mi sed de aprender cosas diferentes e integrarlas todas he realizado diferentes formaciones como es Sistema de Diseño Humano, en Ibiza, durante unos días inolvidables en la casa de Alok, profesor de esta disciplina. Obtener tu Carta del Rave como herramienta de autoconocimiento, te permite conocer tus mecánicas más adecuadas de funcionamiento. Muchos amigos me llamaban desde hacía años Mon o Moon, cuyo significado, Luna, cobró importancia gracias al averiguar con Diseño Humano que mi tipo energético era Reflectora (1% de la población), ser lunar, lo que venía a corroborar la influencia de la Luna en mí, y muchas otras características y experiencias.

En muchas ocasiones mente con mente no se resuelve y hemos de recurrir al cuerpo. Unos talleres de Danza Primal fueron la primera experiencia en este campo de “sanar emociones con el cuerpo”. Poco después tuve la ocasión de realizar una formación de nueve meses en Armonización de Chakras, lo que me dio las herramientas necesarias tanto para sanar yo, como para ayudar a mis clientes a resolver temas más profundos, que simplemente con palabras no terminábamos de limpiar. Siempre pruebo las herramientas en mí, antes de comenzar a trabajarlas con mis clientes.

Una de mis mejores amigas de la infancia lo definió como: “Montse ha pasado de diseñar casas a ayudar a diseñar vidas”.